Nuestro negocio

El hidrógeno verde

El hidrógeno verde o renovable se produce habitualmente mediante la electrólisis de agua a partir de fuentes de energía renovables (solar fotovoltaica, eólica, etc.).

Al no emitir CO2 ni en su producción ni en su uso final, el hidrógeno puede jugar varios roles en la descarbonización: como combustible, como vector energético o como materia prima.

En procesos industriales que actualmente emplean hidrógeno obtenido a partir de combustibles fósiles reduce la huella de carbono. Gracias a su capacidad de convertir y almacenar energía renovable de manera flexible a gran escala, el hidrógeno se está posicionando como el método de descarbonización de distintos sectores, como pueden ser el refino, la industria química, los sectores de difícil electrificación (producción de acero, cerámica, etc.), el transporte pesado (marítimo, aviación, camiones de largo recorrido, etc.).

Con sus características, el hidrógeno renovable se considera un complemento indispensable a la electrificación para cubrir la demanda final de energía limpia y por tanto un elemento esencial para la lucha contra el cambio climático en España, Europa y el resto del mundo.